JUAN MATEO REVILLA, VIOLONCHELISTA & ÁNGEL MONTERO HERRERO, ORGANISTA: crítica del concierto de 10 de septiembre de 2012 por José María Morate

Juan Mateo y Ángel Montero, Iglesia de San Andrés de Valladolid (10 de septiembre de 2012)

El crítico musical José María Morate publicaba la siguiente crítica del concierto de Juan Mateo y Ángel Montero en “El Norte de Castilla” el 12 de septiembre de 2012 bajo el título: “Impresión confirmada”:
“Oímos en Abril al cellista vallisoletano Juan Mateo, y tuvimos la sensación de estar ante un artista en ciernes; esta vez confirmó esa impresión; y es que, como él decía en este medio, el estudio con los mejores y el trabajo personal, fundamentan el desarrollo de esa personalidad musical que sólo algunos poseen. A solo y de memoria, hizo la “Suite nº 2 en Re m.”, BWV 1008 de Bach, en cuyo gran Preludio ya supo dar el dramatismo que la marca; dobles cuerdas en la Allemande, virtuosismo en las rápidas figuraciones de semicorcheas de la Corriente, introspectivo en la Sarabande, hábil en el Minueto II
liberando la tensión acumulada anterior e inicio muy marcado de la Giga, que lleva a los significativos compases a dos voces y arpegios ascendentes y descendentes del final; versión sentida, limpia y dominada que acredita a un intérprete. El joven madrileño Angel Montero supo sacar partido al Esteban de Juan reconstruído por Lois; en la “Toccata VII” del saboyano Muffat, buscó variedad de registros y dinámica en cada sección, siempre con excelente pulso; y con la pisa de “pajaritos” inició la baja-danza renacentista “Canario”, del libro “Il ballarino” (1577) de Caroso de Sermoneta, incluyendo algún solista para asemejarse a los grupos de cámara que también versionan esta pieza. A dúo ofrecieron dos Sonatas: “la nº 3 en Sol M.”, de la colección de seis para cello y piano de Boccherini, y “la nº 5 en Mi m., op. 14, RV 40” de Vivaldi, donde Montero ganó nota por dejar oir la maestría de su colega, apoyando, subrayando y haciendo la voz superior en Vivaldi, estando sin estar, prueba de saber lo que es un órgano; Juan se lució en el exigente Allegro vivaldiano y la musicalidad de los pizzicati de cierre del Minueto del de Lucca, que avalan a un músico. Regalaron el “Ave Maria” de Bach-Gounod, sin ningún empalago, que encantó al público que llenaba la Iglesia.”

Anuncios

Una respuesta a “JUAN MATEO REVILLA, VIOLONCHELISTA & ÁNGEL MONTERO HERRERO, ORGANISTA: crítica del concierto de 10 de septiembre de 2012 por José María Morate

  1. Fantástico concierto lleno de virtuosismo y sensibilidad. Un fantástico regalo en el marco de las Ferias de Valladolid. Ana López.